lunes, 22 de diciembre de 2014

Bolívar vivió un año maravilloso

"Fue un año de ensueño". Guido Loayza, presidente de Bolívar, utilizó esa frase para resumir un 2014 que para Bolívar fue "maravilloso", por la obtención del título y su clasificación a la semifinal de la Libertadores.
Los celestes consiguieron ayer su corona número 25 en la historia del fútbol profesional boliviano y ganaron el cupo para participar por trigésima primera vez en el torneo de clubes más importante de la región, que este año les trajo muchas alegrías.
En febrero de 2014, los celestes comenzaron su trigésima participación en la Copa. Estaban en el décimo lugar de la tabla histórica, 1960-2014, con 288 unidades. Bolívar ganó su grupo y comenzó a avanzar en el certamen hasta superar el puntaje de los equipos chilenos como Universidad Católica (291) y Colo Colo (303).
Los académicos tienen ahora 305 puntos y se ubican en el octavo lugar de la tabla, el más alto sitial en su vida institucional, el lugar de mayor privilegio que alcanzó un equipo boliviano en esa competición. Antes de la goleada de 5-0 ante San Lorenzo, por la primera semifinal, el equipo llevaba nueve partidos consecutivos sin conocer la derrota, algo que no alcanzó ningún equipo del país desde 1960, cuando se comenzó a jugar el torneo de clubes más importante de la región.
En la tabla final de la Copa, Bolívar quedó en cuarto lugar luego de totalizar 20 puntos en 12 partidos jugados, la misma cantidad de unidades que hizo el Nacional; sin embargo en el gol diferencia los paraguayos tuvieron cero y los celestes terminaron con menos uno.
Bolívar cumplió una meritoria clasificación a semifinales porque estuvo entre los cuatro mejores del torneo 2014. Bolívar jugó después de 28 años una semifinal de la Copa, le faltó ponerle la cereza a la torta para coronar una edición que sólo será olvidada si el club llega a la final de la Copa.

Guido Loayza, uno de los responsables del título

Guido Loayza, presidente de Bolívar, recibió la copa de campeón de manos de Fernando Humérez, presidente de la Liga. "Se lo merece, es uno de los máximos responsables del triunfo de Bolívar, que fue el mejor", dijo el titular liguero.
El presidente de la Academia festejó un título de su Bolívar en el estadio Tahuichi, el mismo escenario en el que hace 35 años Bolívar dio su primera vuelta olímpica como campeón de la naciente Liga.
"Yo no estuve en ese tiempo en la dirigencia, pero claro que festejé ese triunfo. Pasaron bastantes años y hoy se nos dio la chance de jugar y ganar en este escenario", aseguró el presidente de la Academia, que ayer consiguió su título número 25 en la historia del balompié profesional del país (19 en la Liga y seis en torneos nacionales).
"Estaba muy asustado por cómo venía el partido. Tuvimos tantas oportunidades de anotar goles, opciones tan claras que no fueron concretadas, pero finalmente Juan Miguel Callejón hizo un golazo, con lo que se abrió el arco y conseguimos el triunfo", contó Loayza, quien tenía la polera con el lema "AKD 19 campeón".
El presidente de la Academia destacó, en Santa Cruz, que la dirigencia "hará todo lo posible para que Carlos Tenorio continúe en el equipo".
El futbolista ecuatoriano tiene contrato con el club hasta junio del siguiente año, pero tiene ofertas para jugar en el exterior y según su empresario, ya no continuaría en el equipo académico.
El atacante y todos los jugadores extranjeros retornaron anoche a sus países.
"Este es un título para toda la gente. Quería irme así. Gracias por el apoyo de la gente, me voy muy feliz", aseguró Tenorio, el segundo goleador del torneo.

“Fue un gran año, Bolívar es el campeón indiscutible”

Vestido con la camiseta alterna de Bolívar (la polera naranja), el presidente de BAISA, Marcelo Claure, vivió minuto a minuto la final del torneo Apertura, en Estados Unidos. "Somos el mejor equipo de Bolivia y lo seguiremos siendo por muchos años", aseguró ayer el hombre que administra al club de Tembladerani.
Claure dijo que su equipo "es el campeón indiscutible. Logramos una diferencia de cuatro goles ante el segundo, Oriente".
El empresario boliviano que radica en EEUU resaltó además el buen año que tuvo la institución y la situación del fútbol boliviano. "Fue un año de gran satisfacción para Bolívar en la Copa Libertadores, en el que no nos dejaron llegar a la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol, cuando las encuestas decían que el 45% de las personas querían el cambio del fútbol. Demostramos que cuando se hace un trabajo honesto, se pueden conseguir grandes cosas".
El titular de BAISA, quien fue entrevistado por Panamericana, no se cansó de agradecer a los jugadores y cuerpo técnico porque "es una alegría muy grande, por eso trabajamos, para darle alegría a toda La Paz. Somos campeones y eso es una alegría muy grande. Estoy contento porque los bolivaristas están orgullosos de su equipo".
Sobre la continuidad de jugadores como el delantero Carlos Tenorio, Claure aseguró que "a Tenorio lo cuestionamos al principio, pero sabíamos que era un gran jugador. Es mundialista, y al final es el mejor jugador de Bolivia. Hablaremos con él para ver si se queda o no".
Claure dijo que existe un equipo de dirigentes que "está trabajando en ver qué hacemos y cómo aseguramos el título de la próxima gestión".
Los celestes volverán a trababajar a partir del 7 de enero, para encarar el torneo Clausura , en el primer semestre, y la Copa Sudamericana, en los otros seis meses de 2015.
El financiador de la Academia destacó el trabajo de Guido Loayza, Martín Claure, César Vento y "todos los integrantes de BAISA y los jugadores que demostraron que cuando se trabaja bien y de manera ordenada, las cosas salen bien. No importa tener en frente a la FBF ni a nadie porque el buen trabajo con honestidad y sacrificio no lo para nadie".

El 77° campeón del fútbol boliviano

Cuando el 25 de mayo de 1950, por iniciativa de uno de los grandes dirigentes de la historia de nuestro fútbol, Alfredo Mollinedo, nacía el fútbol profesional en Bolivia, era difícil sospechar la larga intrincada y polémica historia de sus campeonatos.
En términos generales se puede hablar de dos grandes etapas del profesionalismo, el periodo 1950-1976, pre liguero y el periodo 1977-2014, liguero. El primer periodo tiene a su vez dos etapas, aquel que condujo la Asociación de Fútbol de La Paz-AFLP entre 1950 y 1959 (con aceptación de la FBF) y el regido por la Federación Boliviana de Fútbol entre 1960 y 1976.
En el periodo 1950-1959 participaron equipos de la AFLP, de la Asociación de Fútbol de Oruro-AFO (desde 1954) y de la Asociación Cochabambina de Fútbol-ACF (1955). Se jugaron once torneos.
En el periodo 1960-1976 participaron en diferentes momentos equipos de los nueve departamentos (incluido Pando). Eso ocurrió en 1961 en el que además participaron equipos tanto amateurs como profesionales. Pero en realidad en esa etapa jugaron equipos de La Paz, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz (desde 1965), Chuquisaca (desde 1969), Potosí (desde 1970) y Beni (desde 1976). Se jugaron dieciséis torneos.
El periodo liguero comenzó en 1977. A partir de ese momento nacieron dos cabezas, la existente de la FBF y la creación de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB). En 1985 se incorporó el fútbol tarijeño y en 2014 el fútbol pandino, pero es bueno aclarar que nunca se jugó un torneo liguero con equipos de los nueve departamentos. Es el periodo más largo de la historia del profesionalismo. Se jugaron cincuenta torneos. Es además el único periodo en el que se reconoció dos campeones por año (modalidad adoptada el año 2003).
En estos 64 años han ganado campeonatos nacionales equipos de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro, Chuquisaca y Potosí. Nunca han ganado un campeonato equipos de Tarija, Beni y Pando. El merecido campeón que obtuvo el título ayer es, en consecuencia, el septuagésimo séptimo campeón nacional del fútbol profesional boliviano.

El Tigre disipó las dudas

The Strongest se despidió ganador del torneo Apertura 2014-2015, al vencer ayer 2-1 a Oriente Petrolero, partido que se jugó en el estadio Hernando Siles, en la última fecha del certamen de la Liga.
Con este triunfo el Tigre disipó todas las dudas que se habían generado en la semana, en relación a que iba a dejar que los cruceños ganen, para complicar el camino al título de Bolívar, su tradicional rival.
El cuadro aurinegro fue amplio dominador de los primeros 45 minutos, pero como en todo este certamen, no pudo plasmar esa superioridad con goles.
Los locales llegaron permanentemente por las bandas, pero por lo general fallaron en el último pase o en la definición.
El arquero de los refineros, Álex Arancibia también fue uno de los grandes responsables para que el decano no pueda abrir el marcador en la etapa inicial.
El meta del equipo visitante tapó dos remates que tenían destino de red, cuyos ejecutores fueron Alejandro Chumacero y Pablo Escobar.
El conjunto de Achumani dispuso de otras dos oportunidades para marcar, pero Luis Melgar y Maximiliano Bajter no llegaron a tiempo al balón.
En la primera situación clara de gol que tuvo el plantel albiverde se puso en ventaja.
Los verdolagas ejecutaron a la perfección la jugada que más le gusta a su técnico, el contragolpe. A los 20 minutos la visita recuperó el balón en su campo, Alcides Peña recibió un pelotazo en profundidad que dejó mal parada a la defensa atigrada, para que el delantero quede mano a mano con el arquero Daniel Vaca, quien no pudo hacer nada ante el remate preciso del goleador, que puso el 1-0 para Oriente.
Con ese triunfo el club cruceño se estaba consagrando campeón del Apertura, pero la alegría le duro apenas 20 minutos, porque en Santa Cruz Bolívar pasaba a ganar su partido ante Blooming, con gol de Juan Miguel Callejón.
En el segundo tiempo el Tigre logró remontar el marcador y despedirse ganador el 2014.
A los 10 minutos de la etapa complementaria Bajter marcó el empate para el decano, tras cachetear un centro pasado de Alejandro Chumacero.
El 2-1 para el Tigre lo anotó el arquero Vaca, tras ejecutar con éxito un tiro penal, a los 38'.
The Strongest cerró con esta victoria un torneo donde tuvo una producción irregular, por los problemas institucionales que sufrió en este semestre.
Oriente, por su parte, terminó segundo porque no supo cuidar la ventaja que en algún momento tenía sobre Bolívar. Los refineros no perdieron el título en la víspera, lo dejaron en el camino al perder el clásico cruceño con Blooming (3-2), cuando ganaban cómodamente 2-0.

Callejón, figura y goleador celeste

Se jugaba el minuto 77 del partido Bolívar frente a Blooming. El director técnico Xabier Azkargorta decidió el ingreso de Óscar Rodas en lugar de Juan Miguel Callejón. El español salió despedido con un aplauso cerrado de los hinchas celestes que estuvieron en el Tahuichi, en agradecimiento por los 15 goles que anotó en el torneo Apertura de la Liga.
Fue el goleador del certamen y también una de las figuras del cuadro celeste que ayer consiguió su título número 25 en la historia del fútbol profesional en el país y el 19 desde la fundación de la Liga.
Así el volante cerró una gran campaña y cumplió con un sueño. En un principio afirmaba que lo importante era el equipo, pero con el paso de los encuentros el ibérico comenzó a acariciar una nueva ilusión, el ser el goleador del campeonato liguero.
El pasado viernes, en la rueda de prensa de los académicos, el futbolista ya afirmaba que se podía lograr las dos coronas para su persona, y ayer lo confirmó luego de convertir el primer tanto de Bolívar ante Blooming.
"Este fue uno de los mejores años para el equipo y logramos coronarlo con éxito. Se consiguió el objetivo como plantel y también en lo personal", aseveró el futbolista luego de concluido el juego de ayer frente a los cruceños.
Dedicó la victoria a todos los aficionados que se dieron cita ayer en el estadio Ramón Aguilera Costas y acompañó a la plantilla en su travesía.
Real Potosí fue el equipo al que más goles le convirtió el futbolista, tres en total, todos en el partido que se disputó el pasado 30 de noviembre.
A Oriente Petrolero le anotó dos goles en un solo compromiso, fue en el juego del pasado 13 de septiembre.
Al otro cuadro cruceño, Blooming, también le convirtió dos anotaciones pero en dos partidos. El primero el 18 de octubre y el segundo en el compromiso de anoche.
Universitario de Pando también recibió esa dosis, Callejón le hizo dos tantos en dos encuentros. El primero el 2 de octubre y el segundo el 7 de diciembre.
Nacional Potosí también recibió dos tantos del español, mientras que Petrolero, Universitario de Sucre y San José sufrieron la eficacia del atacante en una oportunidad.
Lleva el número 15 en la espalda, "es una feliz casualidad porque tuve la oportunidad de convertir el mismo número de goles".
"Es el equipo que más regularidad tuvo este año, somos un equipo muy compacto y que batalló en cada una de las jornadas", apuntó.
Juan Miguel Callejón confirmó que todavía tiene contrato con la Academia hasta mayo de 2015, cuando se cierre el torneo Clausura y piensa respetarlo como profesional.
Por detrás del goleador quedó su compañero de equipo Carlos Tenorio con 12 anotaciones y más atrás, con nueve tantos, está el delantero bloominista Sergio Almirón.
Juan Miguel Callejón, tras el compromiso de ayer, se trasladó a España para sus vacaciones de fin de año.

Nombre Juan Miguel Callejón Bueno.
Lugar y fecha de nacimiento Motril, España, 11 de febrero de 1987 ( 27 años de edad).
Estatura 1,78 metros.
Peso 70 kilogramos.
Inicio Debutó en el fútbol profesional en la gestion 2005.

“Aquí y ahora, Bolívar campeón”

"Yo soy español de pasaporte, pero de corazón me siento boliviano", dice. Su rostro lo delata, no puede disimular. "Aquí y ahora, Bolívar es campeón", asegura Xabier Azkargorta, mientras sonríe y abraza a un miembro de su cuerpo técnico. Tiene motivos para celebrar: su primer título como entrenador en un club boliviano.
El entrenador de 61 años es el tercer DT español en conseguir una corona en la Academia, después de Antonio López (Clausura de 1994) y Miguel Ángel Portugal (Clausura 2013-2014).
De los tres Portugal es el que mejor puntaje consiguió, al sumar 50 puntos, seguido por López, con 47, y Azkargorta, con 46.
¿A quién dedica el título?
(Silencio) Agradezco al cuerpo técnico, a la dirigencia, a Aracely (su esposa), a mi familia y a una persona especial, mi padre, con el que yo tenía mucha relación. Seguro que desde el cielo está mandando el fax de felicitación (sonríe). Cuando empatamos el clásico ante The Strongest mi discurso no cambió, dependíamos de nosotros y así lo hicimos. Oriente fue un rival muy fuerte, nos pisó los talones y gracias a Dios lo conseguimos.
¿Por qué es campeón Bolívar?
Por el trabajo de grupo. A mí me gusta trabajar en grupo, cuando a veces en la calle alguien dice: "Usted nos llevó al Mundial" yo digo: yo les acompañé. Nadie hace milagros, esto es trabajo y trabajo.
Es su primer título ¿es comparable con lo que vivió en la clasificación al Mundial?
Son distintas alegrías, satisfacciones porque la clasificación era de toda Bolivia, ahora es un club.
¿Qué dificultades tuvo para conseguir el título?
Hasta el inicio de la segunda parte no jugamos ni un partido en el Siles, eso aumentó más la dificultad. Reitero, tuvimos a un equipo como Oriente que nos pisó los talones hasta el final. Conseguimos el título fue paso a paso, pero vuelvo a recordar, de aquí en adelante, ganando todo, nadie nos puede ganar el título y así lo hicimos.
¿Es su revanacha ante la gente que lo criticó al inicio?
No es hora de hablar de revanchas ni de nada de eso, cuando uno está en un país donde hizo lo que nadie hizo, lo más importante es que uno no se lo crea. La vida da muchas vueltas, hay gente que por lo visto no tiene abuela y tiene que hablar de uno mismo.
Volvió a celebrar con Guido Loayza, como en 1993...
Cuando terminó el partido, él (Loayza) me dijo "otra vez" y levantamos las manos para celebrar. Tuve una relación de afinidad con él, pero también con Roberto Azcui, Percy Luza y Willy Soria.